miércoles, 20 febrero 2019

¿Qué supone la evolución de la financiación alternativa?

Share This

  • linkedin
  • google+

La manera en la que buscamos financiación está cambiando y lo va a continuar haciendo. La evolución del Crowdlending en España es una muestra clara de ello.

Es importante tener claro que esta modificación en los modelos de búsqueda de financiación no es un proceso pasajero, ni tampoco un cambio que haya tocado techo ni mucho menos. De hecho, la inversión en Fintech en 2015 creció nada menos que un 40% con respecto al año 2014. Y la previsión para el presente y próximos años es superior incluso a este crecimiento.

Es cierto que, como todo proceso evolutivo, la financiación alternativa y más concretamente los préstamos colaborativos, aún tienen que desarrollar aspectos relacionados con su implementación dentro del mercado. No tanto por los modelos de funcionamiento, ya muy definidos y optimizados, si no por el encaje que la convivencia con la banca tradicional trae consigo.

Hay que tener en cuenta que la financiación alternativa se ha convertido en la solución para muchas personas y empresas que, bordeando los límites de exigencia de la banca tradicional, no tenían acceso a créditos o veían como las exigencias y condiciones de financiación eran muy duras.

Es importante, como consumidores, entender que en los últimos años la búsqueda de financiación alternativa se ha focalizado en las plataformas online. Por supuesto esto tiene que ver con la rapidez, la disponibilidad y la seguridad que estas plataformas ofrecen. Pero, también, con una necesidad de conectar la evolución de las finanzas personales con la evolución de los modelos de comunicación y la tecnología.

El Crowdlending, gracias a su diseño de préstamo entre personas, consigue conectar de manera eficaz e inmediata una necesidad de inversión con una capacidad de financiación. Esto, llevado al terreno de las personas como responsables de sus decisiones, tanto desde el punto de vista de lo que solicitamos como desde el punto de vista de cómo invertimos, es un modelo muy distinto al tradicional de la banca. 

Los criterios de puntaje crediticio y valoración de riesgo antiguos, que la banca tradicional sigue aplicando incluso en sus operativas online, son sin duda uno de los escollos que el sector financiero tradicional debe superar si quiere convivir con la realidad de la financiación alternativa. 

Desde el punto de vista de las empresas el Crowdlending también está alcanzando un crecimiento y un grado de penetración muy elevado. Es cierto que a primera vista puede parecer que este crecimiento es menor que en el caso de la financiación a particulares, pero si distinguimos entre grandes empresas y pequeñas o medianas empresas la cosa cambia.

Es cierto que las grandes empresas, siguen en general apostado por la financiación bancaria tradicional, pero, no es menos cierto, que las empresas de nuevo cuño y las pequeñas y medianas empresas han encontrado en la financiación colaborativa una herramienta tremendamente útil.

Hasta ahora, aunque esta tendencia también evoluciona el favor de los préstamos colaborativos, enl general podríamos hablar de unos créditos de la banca tradicional destinados a largo plazo, y unos créditos colaborativo destinados al medio y corto plazo. Sin embargo, cada vez en mayor medida encontramos reflejada en los proyectos de Crowdlending la necesidad de financiación también a largo plazo.

En la actualidad la evolución de la financiación alternativa ha conseguido que, aún con distancia, el modelo coexista con la banca tradicional. A fecha de hoy aún parece que visualizamos los préstamos colaborativos más orientados a corto y medio plazo y los préstamos bancarios a largo plazo.

Es evidente que la banca tradicional tiene conciencia de la importancia que la banca digital en general ha ganado, y por supuesto, de lo que dicen los estudios en proyección que hablan de una posible pérdida de beneficios que incluso puede llegar hasta el 60% en relación a los nuevos competidores alternativos en plazos no superiores a los 10 años.

Además de todos los elementos ya conocidos que hacen de la financiación alternativa la realidad que ya es, hay que tener en cuenta que el desarrollo tecnológico está siendo también fundamental en este avance. El usuario medio cada vez está más digitalizado y, por otro lado, el tiempo de respuesta es cada vez más importante mientras que el espacio de acceso ya no lo es tanto. Si a esto le sumamos la mejora progresiva en conceptos como la usabilidad, la seguridad y la calidad entendemos que la financiación alternativa ha abierto un camino en el que, aún, la banca tradicional no está encontrando su sitio.

El resumen es que la evolución de la financiación alternativa están suponiendo un cambio de escenario profundo los modelos de financiación. Los canales tradicionales de financiación necesariamente van a tener que adaptarse tanto a la nueva demanda de los usuarios como a la realidad que supone la financiación alternativa. Es posible que, con modificaciones en el equilibrio, ambas opciones se mantengan en el tiempo, pero, con una presencia cada vez mayor que incluso puede llegar a ser propiedad de la financiación alternativa en segmentos muy amplios de usuario.

¿Qué supone la evolución de la financiación alternativa?¿Qué supone la evolución de la financiación alternativa?
Autor
Fecha
Tags